jueves, 17 de mayo de 2012

Danza de Vaqueros de Capulhuac de Mirafuentes, Edo., de México




Texto: Yabel René Guadarrama Rivera

Llega el 24 y 25 de agosto, y con él la fiesta patronal en Capulhuac de Mirafuentes, Edo., de México. Como cada año, los habitantes católicos de esta población, habrán de rendirle culto al santo Patrono, a Sn. Bartolomé Apóstol. Por ello en el atrio del templo de la población habrá de presentarse la Danza de Vaqueros.
De ella podemos decir que, es una danza mestizo religiosa, surgida durante la época colonial, ha sido transmitida  de generación en generación a través de la tradición oral.
Originalmente se utilizó en apoyo a la evangelización y fue sumamente eficaz para difundir la verdad de la fe cristiana. En ella se conjuntan la danza y el teatro.
La estructura que hoy en día se conoce de esta danza data del siglo antepasado, S. XIX, gracias al florecimiento de las grandes haciendas en el territorio nacional.
Esta danza nos cuenta la “persecución”, “toreada”, “captura” y “matanza” de un toro, elaborado de una estructura de varas o madera y piel, que carga uno de los danzantes sobre los hombros.
El grupo de danzantes se divide en una cuadrilla compuesta por dos filas. Entre los personajes que participan en ella se establece un diálogo chusco, mientras el “toro” y el caporal escenifican la captura.
En Capulhuac, no se tiene una idea precisa del origen de esta danza. Pero algunos danzantes refieren que surgió a finales de la década de los 30’s e inicios de la década  40’s del siglo pasado, S. XX.
La cuadrilla de vaqueros sienta sus reales en el Barrio de San Isidro, antes conocido como Xola, y está integrada únicamente por danzantes del sexo masculino de distintas edades, quienes al interior de la misma representan alguno de los siguientes personajes: mayordomo, caporal y vaqueros; estos últimos se ubican en las filas de la cuadrilla  de acuerdo a las actividades que deben desempeñar al interior de la hacienda ganadera, pudiendo ser caudillo, puntero, ligerillo, cabrestero, vaquero, vaquerito, tranquero, velador, corralero, lechero, pastero y pasterillo. Por lo que podemos decir que la danza de los Vaqueros además de ser evangelizadora, muestra al espectador las distintas clases sociales de una hacienda ganadera.
Es importante resaltar que en la cuadrilla de vaqueros de Capulhuac, aparece un personaje chusco, que de aquí a sido retomado por las danzas de vaqueros de otras poblaciones del estado de México, me refiero al Terroncillo.

Las filas de danzantes son comandadas por el mayordomo y el caporal, quienes ejecutan la danza siguiendo el acorde de diversos sones que son interpretados en violín y guitarra, marcando zapateados y remates que hacen sonar en el piso las espuelas que algunos miembros de esta danza portan.
Al mismo tiempo, los personajes principales de esta tradición inician un diálogo que al espectador le da una idea de la actividad que se está representando, como en el caso de la toreada, donde participan el mayordomo, terroncillo, caporal y puntero.
Mayordomo.- Con carga mi caporal péguele bonito a ese toro.
Caporal.- Pero oiga “asté” mi mayordomo sólo una cosa le vengo a pedir, le vengo a encargar que por si acaso me llegara a matar ese torito Samolillo hijo de la vaca Mora, no me entierre en esos lugares santos, ni en tierra sagrada. Me llevaran a enterrar donde está el durazno del huesito colorado, ahí me abrirán mi “sepoltura” de cal y canto labrada, y me pondrán de cabecera la silla de mi caballo, y unos cuantos letreritos que digan: “Aquí murió este caporalito desesperadito”. ¿Qué me dices hombre, Terroncillo?
Terroncillo.- Yo le digo a usted mi caporal, que cuando se muera le pondremos cama de ofrenda, una pancita, un camotito, un tecolotito, un burro más grande que usted mi caporal.
Caporal.- Sácate de aquí hombre, Terroncillo. Y entrámela al negro becerro.
Terroncillo.- Suélteselas miedoso. (Se escenifica la toreada)
Mayordomo.- (Observando torear al caporal) ¡Con carga mi caporal, péguele con rigor a ese toro!
Caporal.- (Al terminar de torear) Está “asté” servido mi mayordomo.
Mayordomo.- ¿No lo lastimó el toro?
Caporal.- No mi mayordomo, salí con garbo, como que en esto estoy bien criado.
Mayordomo.- Una señal buena, pase a su lugar, ya usted tendrá cuidado con todos los señores vaqueros. Y ande usted en nombre de Dios con el señor puntero.
Caporal.- Señor puntero.
Puntero.- Mande usted mi caporal.
Caporal. Ya traes el rejón.
Puntero.- Ya, ya lo traigo.
Caporal.- Quiero que me hagas favor de ir asacar una vueltecita a ese torito pinto Salmolillo, hijo de la vaca Mora. Lo que si se va con mucho cuidado, porque está muy puntal, no lo vaya a revolcar y después andemos boca abajo.
Puntero.- Y si me mata el toro.
Caporal.- Muerto quedarás.
Puntero.- Tenga usted cuidado mi caporal, que también el señor puntero se ha criado entre buenos vaqueros.
Caporal.- ¡Se conoce!
Puntero.- Pero “horita” se va a comer la lengua más sabrosa.
Caporal.- ¡Échala que hace hambre!
Puntero.- ¡Y entrámelo negro becerro! (Se va a torear)
Caporal.- ¡Éntraselas. Ea torito, quieto bonito, quieto chiquito, pícale pa’ que respingue! (...)
En pocas palabras, al desarrollarse la toreada un danzante se coloca sobre los hombros un torito de armazón de madera y cartón, forrado de piel, el cual simula arremeter contra el caporal, mayordomo, vaqueros y terroncillo, que lo van toreando en forma alternada hasta que el puntero le da muerte, con ello inicia la repartición.
La repartición consiste en obsequiar al público tacos preparados con carne de res frita o azada, salsa, chiles y cebollas fritos. También obsequian bebidas preparadas, como licores y pulque curado, que tienen color rojizo, y que simula ser la sangre del toro.
En algunas ocasiones, se llegó a realizar en forma real, en el atrio del templo de San Bartolomé la matanza y preparación de un becerro, la carne ya guisada se repartía  entre los danzantes y público asistente.

A grandes rasgos, está es una de las danzas que caracterizan a los capulhuaquenses. Actualmente la danza de vaqueros en Capulhuac lucha férreamente por no desaparecer. Es importante preservarla ya que a los habitantes de esta tierra nos da una identidad cultural no sólo a nivel regional, sino también estatal y nacional, puesto que al ser una de las danzas más difundidas en el centro de la república Capulhuac es mencionado en documentos de investigación, junto con Acazulco, Ixtapan de la sal, Ocuilan y Papalotla como las poblaciones del Estado de México donde la Danza de Vaqueros sigue vigente.

Fotografías: Yabel René Guadarrama Rivera D.R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada